Amor al trabajo

Amor al trabajo

El amor al trabajo es otro rasgo fundamental de la pedagogía marista y en el ambiente de nuestras escuelas. Está íntimamente ligado al espíritu de sencillez y al espíritu de familia. El amor al trabajo, impregnado de sencillez y espontaneidad, contribuye a crear en nuestras escuelas un clima adecuado para que cada uno realice su tarea con ilusión.

Champagnat quiso que sus hermanos se distinguieran por su laboriosidad; él mismo dió ejemplo de ello. Junto con sus hermanos construyó la casa madre de Notre-Dame de l’Hermitage. Recibía a los candidatos a ser hermano marista con un rosario en una mano y una azada en la otra. Se declaraba enemigo de la pereza.

De la misma forma, los educadores maristas de hoy atendemos nuestra misión educativa realizando nuestro trabajo con profesionalidad y entrega, y hacemos nuestras las actitudes de los hermanos y educadores que nos han precedido. Educamos a nuestros alumnos en el valor del esfuerzo y la capacidad de superación personal, así como en el valor del trabajo bien hecho.

En nuestra acción educativa

- Damos valor al esfuerzo personal.
- Somos conscientes de la dignidad del trabajo como participación en la obra creadora de Dios.
- Nos implicamos en todo tipo de tareas, aun en las más sencillas.
- Hacemos bien las cosas y enseñamos a los alumnos a valorar el trabajo bien hecho.
- Somos constantes y perseverantes en el trabajo de cada día.
- Buscamos con creatividad respuestas a las necesidades que se nos presentan.
- Somos ordenados y enseñamos a los alumnos a serlo.
- Ayudamos a los alumnos a desarrollar hábitos de planificación, trabajo y estudio.
- Les motivamos a aprovechar el tiempo y a usar bien el talento y la iniciativa personal.
- Preparamos adecuadamente las clases. Hacemos una buena programación.
- Corregimos puntualmente el trabajo de los alumnos y les ayudamos a descubrir sus errores.
- Felicitamos a nuestros alumnos y reconocemos su esfuerzo, valorando su trabajo con criterios objetivos.
- Nos formamos y renovamos en lo pedagógico, adaptando la metodología a las necesidades educativas de los alumnos.
- Somos para nuestros alumnos referencia en el amor al trabajo.
- Promovemos y desarrollamos el trabajo en grupo, el aprendizaje cooperativo, las inteligencias múltiples… desde el Proyecto educativo del centro.
- Formamos a los alumnos en la justicia y el voluntariado social.
- Enseñamos a los niños y jóvenes a respetar, disfrutar y cuidar la naturaleza y sus recursos.