Camino de limpias estrellas

25 de julio. Hoy celebramos la fiesta de Santiago Apóstol. Recordamos al santo patrón con un poema del H. Luis Martínez Chasco:

Camino de limpias estrellas
el Camino Compostelano,
por donde el romero avanza
desde el alba hasta el ocaso.


La meta es nueva cada día,
hasta terminar en Santiago,
o tal vez en Finisterre…
y traspasar el océano.


De noche la Vía Láctea
marca el rumbo de los pasos;
mientras el peregrino sueña,
mece el corazón los hallazgos.


Monte, llanura o fértil valle,
meseta ondulada o páramo,
benditos son por el romero,
que al pasar les deja su canto.


Santiago, guardián de la fe,
guíanos tú de la mano:
es fácil errar el sendero,
por bien que esté señalizado.


Hay sirenas por el camino,
además del propio cansancio;
hoy tal vez aprieta el bochorno,
mañana calará el orvallo.


Pesa el zurrón de la vida,
de cosas fútiles cargado;
imposible ser romero
llevando el corazón lastrado.


Purifica el alma el camino
a fuego lento, paso a paso;
deja la fatiga al descubierto
la cara oculta que ignoramos.


Se hace el camino compañero,
incluso amigo e invitado:
¡tantos sudores, tantos rezos,
tantos encuentros reposados!


Se hace camino en la mañana
y se revive en cada ocaso;
importa ya menos la meta,
pues dentro se hace santuario.


Camino a Santiago romeros,
unidas el alma y las manos;
alcemos la vista al cielo,
aunque los pies vayan llagados.


Luis

Categorias: