El colegio Champagnat de Guadalajara, referentes en Derechos de la Infancia por UNICEF

28 de febrero. Entrevista a Carlos Romera, director de Guadalajara.

Habéis sido nombrados Centro Referente en Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global por UNICEF. ¿Por qué habéis querido acceder a esta convocatoria? ¿Qué os ha motivado?
Conocimos esta convocatoria a través de algunas páginas web de centros que habían logrado el reconocimiento en la primera edición. Fue por este motivo por el que nos interesamos. En el colegio llevábamos años trabajando sobre la protección de los menores con un equipo comprometido y con un claustro sensible para avanzar en esta línea. Pensamos que un reconocimiento de un organismo externo e internacional como UNICEF sería una forma de visibilizar nuestro compromiso y esfuerzo y también animar así a que otros centros caminen en este sentido.

¿Qué pasos habéis tenido que dar?
Fundamentalmente son tres los pasos que hemos tenido que dar. Por un lado hacer una memoria que recoja las acciones que se llevan a cabo en el centro en las que se pone de manifiesto el trabajo en favor de la promoción de los Derechos de la Infancia y la Ciudadanía Global. Sentarnos a escribir todo lo que hacemos fue un ejercicio de toma de conciencia acerca de lo que somos y trabajamos en esta línea, a partir de las cuestiones planteadas por un organismo externo a nosotros mismos.

En segundo lugar hay que poner en marcha un plan de autoevaluación con cinco grupos de interés: alumnado, profesorado, familias, equipo directivo y otro personal no docente. Cada uno de estos grupos se reúne para evaluar diferentes aspectos relacionados con la educación en derechos, protección de la infancia, clima escolar, participación infantil... Son reuniones de consenso que deben ofrecer una valoración a diferentes cuestiones y aportar evidencias. Estas valoraciones se introducen en una herramienta ofrecida por UNICEF y da como resultado un informe llamado "Termómetro de diagnóstico". Los representantes de cada grupo de interés mantienen una última reunión con los resultados de este informe y a partir del mismo elaboran el llamado "Documento final de mejoras" que se hace llegar al equipo directivo. Partiendo de este documento el equipo directivo estudia cuáles de las mejoras se puede comprometer a llevar a cabo y en qué plazos. Temporaliza un plan de acción que compromete al centro a mejorar su compromiso con la infancia.

Por último es necesario que algunos profesores hagan el curso online "Educación en Derechos y Ciudadanía Global " que UNICEF organiza a través de la UNED. En nuestro caso lo están haciendo un profesor de cada etapa educativa.

¿Qué significa ser reconocido como tal?
Para nosotros está significando que la comunidad educativa y nuestro entorno local conozcan nuestro compromiso con los menores que tenemos a nuestro cargo. Supone que más allá de nuestros planes y equipos, un agente externo nos contraste. Hemos aprendido en este proceso y se nos han planteado cuestiones que antes no teníamos presentes. Creemos que el reconocimiento está siendo el punto de partida para seguir avanzando en esta línea institucional. El plan de acción nos está obligando a realizar cambios en favor del enfoque de los Derechos.

¿Qué puede aportar a un centro marista ser reconocido en derechos de la infancia?
A los centros maristas nos puede aportar fundamentalmente dos cosas. Por un lado el contar con un proceso externo a nosotros que supervise y contraste nuestras políticas de protección del menor. Por otro, ayudarnos a establecer líneas de acción que nos comprometan a educar a nuestros alumnos desde el enfoque de los Derechos. Esto, además de mejorar la respuesta institucional a nuestros menores, puede servir para actualizar los lenguajes y las formas en las que desarrollamos en el siglo XXI nuestra propia identidad institucional de cuidado, presencia, atención y amor a los niños y jóvenes.

¿Vais a seguir trabajando en esta línea? ¿Pensáis dar más pasos?
Por supuesto. Cuando uno toma conciencia de este camino, no es posible renunciar a él si de verdad queremos dar una respuesta educativa integral a nuestro alumnado. El reconocimiento de UNICEF que hemos obtenido es el inicial, pero todavía existen otros dos niveles. Esperamos poder seguir avanzando en el desarrollo de acciones y políticas que pongan en el centro a la infancia y que eduquen ciudadanos del mundo con valores y comprometidos. Bien de la mano de UNICEF, bien de otras instituciones, el camino emprendido no puede tener fin en una escuela marista.