En la maleta metí...

22 de febrero. La preparación de la segunda semana de formación de equipos directivos nada tuvo que ver con la primera. En la maleta metí ganas de ver a mis compañeros, ilusión por volver a compartir anécdotas y seguir ampliando conocimientos con los ponentes; (también metí unos postres típicos de mi zona y txakoli). Antes de darme cuenta ya estaba el H. Andreu esperándome en la T4 con la sonrisa que le caracteriza. Una vez en Xaudaró, abrazos, besos, risas y muchas ganas de vivir otra vez la experiencia.

El lunes, Carmen González nos hizo conscientes de la importancia de innovar y nos dio muchas claves para motivar a nuestros claustros en temas de innovación. El martes, Rafa Ruiz, profesor del colegio más bonito de España -después de Zalla- nos puso la corbata. Todo un ejemplo de experiencia y organización. Nos mostró lo bien que se organizan en Guadalajara. De una forma muy amena, profundizamos en los planes estratégicos de las diferentes provincias, así como su seguimiento y aplicación. El miércoles, doble sesión: por la mañana llegó el turno del H. Álex Mena. Álex, con la alegría que le caracteriza, nos recordó cuál es nuestra identidad. Refrescamos de una forma lúdica la vida de Marcelino para pasar a escuchar la llegada de cada uno de nosotros a nuestros centros. Muy interesante escuchar a los compañeros su primer contacto y experiencias con lo Marista. Por la tarde, turno del H. Andreu y Ángel, anfitriones de lujo, nos llevaron de visita por Alcalá. Allí estaba nuestra magnifica guía deleitándonos con su memoria y vocabulario.

Sin darnos cuenta, llegó el jueves ¡oh ya jueves! Con una sesión de mañana dirigida por Javier Poveda, un maestro en gestión y en comunicación. Me encanto su forma de transmitir y de dar a conocer otras formas de financiación que pueden tener nuestros centros. Por la tarde, llego el terremoto de Feli, todo cariño y experiencia. Nos facilitó formas correctas de afrontar reuniones difíciles con las familias. Tendré muy presente en mis futuras reuniones los consejos ofrecidos por ella. El jueves por la noche llegó el momento estrella de la semana: la cena temática con productos típicos de todas las provincias. Nunca olvidaré el queso de Eva o la trenza de Ana. Momento de compartir y de pasar un rato muy ameno.

Y llegó el último día, el viernes, con una sesión matinal con los responsables de DI que nos intentaron sensibilizar con respecto a los derechos de la infancia.

Finalmente, agradecer la acogida, el buen ambiente, el intercambio de anécdotas, el compartir otras formas de hacer. Incluso agradecer al que se ha abierto un poco más y me ha contado cosas más íntimas, ¡gracias de corazón!

¡Hasta pronto, amigos! Antes de darnos cuenta estamos en abril.

Soraya Durán Rosales. Colegio de Zalla