Feliz Pascua
Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Del Amor hecho Pan entregado,
Vino derramado hasta la agonía;
amor que se hace vida para el hermano,
que lava los pies del más necesitado.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Amor que en la tarde del Jueves santo
en signo la entrega suprema anticipa,
y en la Mesa que nos hace hermanos
la vida se puebla de rostros humanos.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Amor cosido a una Cruz, ensangrentado
con las marcas de todas nuestras heridas;
de su Sangre reciben cura y bálsamo,
y se restaña la vida paso a paso.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Amor que a raudales brota del costado
abierto en manantial de agua viva;
en él se purifican los pecados,
y recobramos la vida en un abrazo.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Amor en aguas profundas remansado,
en las entrañas maternas de María:
en compasión y esperanza amasado,
nueva gestación del Resucitado.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Fuego de Amor que la noche rasga
y prende en miles de luces chiquitas:
procesión que anuncia antes que el alba
que en la muerte no está la última palabra.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
Fuente bautismal al pie del Madero,
filtrada bajo la tumba vacía;
por la sangre y el agua renacemos
con el Cristo que todo lo ha hecho nuevo.

Aleluya.
Es la Pascua del Amor y la Vida.
La llevamos en vasijas de barro,
hechas de nuestra propia arcilla,
para escanciarla a los desencantados
y en Cristo rellenarlas cada día.

Aleluya.
Somos familia del Cristo viviente,
cangilones de su amor y agua viva,
herederos del Gier y su corriente,
que en Champagnat se hizo río marista
y en la Pascua su caudal crece y crece.
Así, el bicentenario origina
confluencia de más y más afluentes,
que han bebido en el mismo torrente
y hacia un nuevo comienzo nos invitan.

Luis Martínez Chasco

NOTA. Gier: riachuelo a cuya vera M. Champagnat
construyó l'Hermitage, la segunda casa madre de los
Hermanos Maristas.