La novela Laberintia inspira la semana vocacional de Guadalajara

24 de febrero. Como símbolo colegial se ha realizado un gran laberinto construido con ladrillos (cajas de zapatos forradas) que los setecientos alumnos del colegio iban colocando a lo largo de la semana cuando realizaban en el claustro la oración de la mañana. En cada una de las caras del ladrillo representaban sus miedos, ilusiones, capacidades, aquello que les hace sentir bien. En el centro del laberinto se encontraban ocultos unos tesoros que el último día de la semana los alumnos que han realizado proyectos de interioridad de 5 días (de 3 años a 3º de primaria) recogían con sus tutores. No se puede olvidar, que el verdadero tesoro es haberse descubierto a sí mismos junto a sus compañeros y todo lo experimentado durante estos días en los que se han parado las clases para vivir una aventura inolvidable.

http://www.laberintia.es/maristas-de-guadalajara-2/