Comienzan las sesiones de trabajo del V Capítulo

28 de diciembre (crónica del día 27). La jornada ha servido para empezar a analizar la situación actual de la Provincia, comenzando con el informe del Consejo provincial, que ha expuesto un resumen de su trabajo del último trienio. Se percibe dedicación, esfuerzo por acompañar la vida de los hermanos y las comunidades, grandes dosis de realismo y fidelidad a las líneas de trabajo definidas por el anterior Capítulo. Como sugerencias para el nuevo Consejo se han apuntado la necesidad de una visión estratégica y realista del futuro, el acompañamiento y la formación de líderes maristas, la optimización de estructuras y equipos, la revitalización de comunidades, el cuidado de la identidad y dimensión evangelizadora de los centros y la necesidad de impulsar las concreciones locales.

Ha seguido el informe del Consejo de obras educativas y los Equipos que lo forman: recursos humanos, pastoral juvenil y vocacional, pastoral social y animación de obras. Se ha agradecido la coherencia del trabajo de todos los Equipos, en el que se reconocen líneas maestras asumidas y compartidas. Cuidamos en nuestros centros y obras la identidad marista y trabajamos por garantizar su dimensión evangelizadora. Como retos para el próximo trienio se han mencionado el delicado encaje entre los proyectos originales y sus concreciones necesariamente locales y la necesidad de priorizar acciones de una manera realista.

La Oficina de comunicación nos ha ayudado a reflexionar sobre la importancia de comunicar lo que somos desde la fidelidad a nuestros rasgos propios sin renunciar a estándares profesionales. Se han dado pasos importantes con la difusión de publicaciones impresas y digitales, la presencia en redes sociales y la formación de los responsables de comunicación a nivel local. La unificación de criterios, la coordinación entre equipos, la necesidad de compartir materiales y recursos y la formación continua de los agentes surgen como retos para el futuro.

Por la tarde, Toni Catalá, jesuita experto en cristología y espiritualidad, nos ha ofrecido una lúcida reflexión, llena de humor y profundidad, sobre la vida religiosa en la actualidad, planteando la necesidad de un cambio de paradigma: la vida religiosa no sirve para seguir a Cristo con mayor perfección, sino con mayor libertad. Desde una narrativa liberadora es posible entender que la obediencia no es referida a una persona, sino a un carisma fundacional, y que desde el amor a dicho carisma cobran verdadero sentido la fidelidad, la austeridad y la consagración integral de la persona al seguimiento de Jesús. 

Para terminar la jornada, una visión esperanzada y realista de la actualidad y el futuro de la Provincia. 15600 alumnos llenan nuestros centros, más de 2000 de ellos en procesos pastorales; 974 educadores y evangelizadores colaboran cada día en la misión; 344 animadores voluntarios encuentran sentido en ofrecer su tiempo y dedicación a la misma... El sueño de Champagnat tiene plena vigencia y sus frutos son visibles entre nosotros. Busquemos nuevas formas de presencia, de vida comunitaria y una generosidad renovada para presentar la vida marista como algo atractivo para el mundo de hoy.