A los maristas del Líbano

26/08/20. Mensaje del Superior General a los Maristas del Líbano, con motivo de la tragedia que hace unas semanas dejó cientos de muertos y miles de heridos en la ciudad de Beirut.

Queridos Maristas de Champagnat:

Los hermanos del Consejo general deseamos expresar nuestra solidaridad y comunión con el querido pueblo libanés y con todos ustedes, al conocer la terrible noticia de la explosión en el puerto de Beirut, que nos ha conmocionado profundamente. Elevamos nuestra sentida oración por las víctimas fatales, por todos los heridos y por los que han perdido sus hogares.

También deseamos expresar nuestra solidaridad a la comunidad de La Salle en Beirut, cuyas escuelas han sufrido daños graves en sus inmuebles y equipos, debido a la fuerte explosión, sobre todo el Collège Sacré- Coeur de los Hermanos en Gemmayzé.

Sabemos que el impacto y consecuencias de esta explosión, se suman a la difícil situación social y económica por la que pasa el país, incrementada por la pandemia del COVID-19, que tanto dolor y sufrimiento está sembrando en el mundo.

Nos alegra la actitud solidaria que ustedes han mostrado hacia las personas que han perdido su hogar. Han puesto las aulas de los Colegios Maristas de Champville en Deek-El-Mehdi y Nuestra Señora de Lourdes en Jbeil a disposición de las familias que en esta situación necesitan un techo. Sabemos, además, del trabajo social y de apoyo que realizan los jefes Scout y Rovers, colaborando en labores de limpieza en los barrios alrededor del puerto de Beirut. Los Grupos de Vida Cristiana (GVX), el Movimiento Eucarístico de Jóvenes (MEJ) y otros grupos de jóvenes y exalumnos, colaboran en la recolección de ayudas para las personas afectadas por la explosión. Agradecemos estos gestos concretos de apoyo a las personas necesitadas.

Como Familia Marista Global, mostramos nuestra comunión con todos los hermanos, laicos maristas, educadores, alumnos y padres de familia del Líbano y con toda la Provincia Marista Mediterránea. Nos unimos al luto que vive el país por estas circunstancias.

Pedimos a María, la Buena Madre, que los acompañe y anime en estos tiempos de dificultad y de incertidumbre. Ella no les dejará sin su protección y les alentará en la esperanza.

Fraternalmente,

H. Ernesto Sánchez Barba, Superior general y Consejo general
9 de agosto de 2020