Memoria de los Hermanos Mártires

6 de noviembre. Hoy el Instituto Marista celebra, en la liturgia, la memoria de los hermanos Bernardo, Laurentino, Virgilio y 44 compañeros más, víctimas de la persecución religiosa que se abatió contra la Iglesia española en la primera mitad del siglo XX. En octubre de 2007 fueron beatificados por el papa Benedicto XVI, junto con otros 451 cristianos, como “Mártires de Fe”. Se trata de los primeros frutos de santidad marista reconocidos por la iglesia, después del Fundador, San Marcelino Champagnat.

Inspirados por María, seguidores de Champagnat, hoy nos interpelan a nosotros, que vivimos en los albores del siglo XXI. Es verdad que su memoria queda lejana en el tiempo, y quizás no comprendemos del todo los procesos de beatificación y canonización, pero la verdad es que ellos nos sorprenden con un mensaje otalmente de actualidad.

Demos gracias a Dios por el testimonio de estos hermanos y de tantos otros que, día tras día, son el reflejo del amor de Jesucristo entre los niños y jóvenes más pobres, en las fronteras deshumanizadas, soportando, incluso, graves amenazas para la propia vida. Es Dios mismo quien “renueva constantemente entre nosotros el don de los mártires y santos maristas que nos señalan nuevos horizontes de compromiso apasionado por Jesucristo y su evangelio.” (Agua de la Roca, n° 154).

Beatos hermanos Bernardo, Laurentino, Virgilio y compañeros, rogad por nosotros.