Salve Regina

7 de febrero. El hermano Michael Herry, de Australia, ha promovido la grabación de una Salve Regina, cantada por maristas de los cinco continentes, como celebración del bicentenario de la fundación del Instituto. Sigue texto del hermano Michael donde cuenta la historia del proyecto y ofrece la posibilidad de descargar la grabación y el vídeo de la canción. A principios del 2016, el hermano Greg McDonald me invitó a visionar un hermoso himno, en YouTube, que conmemoraba el 500 aniversario de la fundación de las Hermanas Carmelitas. La música era impresionante e inmediatamente me cautivó: en coro, las hermanas carmelitas del mundo entero cantaban individualmente desde sus propios conventos y un hábil productor de música, en alguna parte del mundo, había ensamblado las voces digitalmente produciendo una visión y un sonido maravillosos. Greg me sugirió que los maristas podríamos hacer algo similar a modo de celebración internacional de nuestro bicentenario.

Ocurría que yo había estado trabajando en un par de arreglos de la Salve Regina que pensaba subir a mi página web con ocasión del bicentenario, destinado a los amantes de la música marista. Ya tenía, por entonces, algunas ideas musicales en mente y, dado que la Salve Regina es, en cierto modo, parte de nuestro ADN marista, me pareció apropiado utilizar este texto, aunque algunas de las palabras reflejasen una visión medieval de la fe que hoy muchos ya no encuentran adecuada. Siento que este himno todavía nos habla al corazón, sobrepasando los límites del pensamiento y de la palabra. Así que me puse en contacto con el hermano Michael Akers y con la Comisión provincial del bicentenario que mostraron interés y apoyo al proyecto.

más info en champagnat.org

Salve, Regina, Mater misericordiae,
vita dulcedo, et spes nostra, salve.
Ad te clamamus, exsules filii Hevae,
ad te suspiramus, gementes et flentes,
in hac lacrimarum valle.
Eia, ergo, advocata nostra,
illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
et Iesum, benedictum fructum ventris tui,
nobis post hoc exilium ostende.
O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

Ora pro nobis sancta Dei Genetrix
Ut digni efficiamur promissionibus Christi
Amen.