Sencillez

Sencillez

La sencillez está en la base del espíritu de Champagnat y de sus hermanos. Es la forma de ser que se opone a la duplicidad, a la complejidad, a aparentar algo diferente de lo que se lleva en el corazón.

La sencillez marista se manifiesta en una cierta facilidad en el trato, en las relaciones auténticas y cercanas, en una actitud animada de buena voluntad, en una simpatía natural y en el respeto hacia el otro. La sencillez de Champagnat orienta la educación hacia lo esencial y lo vital, en un ambiente de familia.

La pedagogía marista se desarrolla siguiendo esta misma línea de sencillez que va directamente a lo esencial, dando frutos de equilibrio y fecundidad. La sencillez nos proporciona un ambiente pedagógico marcado por unas relaciones de cercanía.

En nuestra acción educativa

  • - Acogemos en nuestras obras educativas a todos los alumnos y familias, independientemente de sus circunstancias personales o sociales.
  • - Escuchamos activamente y favorecemos el diálogo.
  • - Acompañamos a los alumnos en el desarrollo de sus capacidades personales y cultivamos la paciencia, especialmente con aquellos que tienen más dificultades.
  • - Aceptamos nuestros fallos y errores, y pedimos disculpas cuando es necesario.
  • - Respetamos y confiamos en los niños y jóvenes, valoramos sus éxitos y les acompañamos en sus fracasos.
  • - Utilizamos un lenguaje cercano y respetuoso, evitando la ironía y las palabras hirientes.
  • - Velamos para que las relaciones entre los alumnos sean tolerantes, sencillas y sin exclusiones.
  • - Fomentamos en el día a día la actitud de agradecimiento a Dios y a los demás.
  • - Potenciamos la alegría y el buen humor.
  • - Somos equilibrados y ecuánimes en el trato con los alumnos y con los demás educadores.
  • - Aplicamos sanciones educativas justas y razonables, cuando sea necesario.
  • - Nos implicamos en el Proyecto del centro más allá de nuestras obligaciones profesionales.
  • - Somos detallistas en el cuidado de nuestro entorno.
  • - Descubrimos el valor de la vida en las cosas sencillas.
  • - Valoramos las maravillas de Dios en la naturaleza.
  • - Ofrecemos una imagen personal sencilla.