Voces de la pandemia: sembrando esperanza en Siria

12/05/20. El Dr. Nabil Antaki visita a un paciente en Alepo como parte del proyecto "Solidaridad del corazón" para ayudar a las personas mayores y confinadas en su hogar. (foto: CNEWA). Aunque la pandemia de COVID-19 no es tan grave en Siria como en otras áreas del mundo, es, sin embargo, otra pesadilla para el pueblo sirio, que ha sufrido una terrible guerra durante más de nueve años.
Soy médico de Alepo, la segunda ciudad de Siria que fue, antes de la guerra, la capital económica del país. Realicé mi entrenamiento en Canadá y regresé a Siria en 1980 para servir a la gente de mi país. Al comienzo de la guerra en 2011, mi esposa Leyla, el hermano marista George Sabee y yo fundamos "los maristas azules" para ayudar a las familias cristianas más pobres de Alepo, así como a las familias cristianas y musulmanas desplazadas. Nuestro esfuerzo comenzó modestamente, pero hoy tenemos 110 voluntarios que ejecutan 14 programas. Estos incluyen atención médica, servicios educativos y apoyo psicosocial. Muchas de estas iniciativas son apoyadas y financiadas por CNEWA, a través de una colaboración continua con la oficina de Beirut desde 2014.
A principios de marzo de este año, el ejército sirio tomó el control de los suburbios occidentales de Alepo ocupados por grupos rebeldes armados desde 2012. Desde aquí, los rebeldes habían lanzado sus morteros a la ciudad incluso después de la reunificación del ejército de los distritos este y sur de la ciudad en finales de 2016. Los alepines celebraron estos eventos con júbilo y recuperaron la esperanza de un futuro mejor después de nueve años de sufrimiento y miseria. Sin embargo, apenas tuvieron tiempo de alegrarse y disfrutar de un regreso a la vida normal, cuando se inició la crisis del coronavirus, con el primer caso registrado el 14 de marzo. Pronto, las autoridades tomaron todas las medidas preventivas necesarias para prevenir la propagación del virus. Además de las tiendas de alimentos, farmacias y panaderías, todo está cerrado: escuelas, universidades, fábricas, talleres, tiendas y todos los lugares públicos. Se introdujo un toque de queda de las 6 de la tarde a las 6 de la mañana del día siguiente y, además, el confinamiento incluye la prohibición de salir de la ciudad, incluso para ir al campo y las aldeas de la misma región. Los sirios en general y los alepines especialmente, ahora siguen los protocolos de usar máscaras, evitan los besos, que es un gesto de bienvenida muy común en el Medio Oriente, y usan soluciones desinfectantes.
Si bien estas medidas han paralizado la vida social y congelado una economía frágil, han frenado la propagación de la pandemia en Siria. Afortunadamente, se han reportado 42 casos de COVOD-19 y 3 muertes en la ciudad. Sin embargo, la mayoría de los alepines, empobrecidos durante nueve años de guerra, ya no tienen los medios para ganarse la vida. Los más afectados son los trabajadores diarios, artesanos y propietarios de pequeñas empresas que dependen de sus ganancias diarias para vivir y, a menudo, para sobrevivir. Y luego están los jubilados, los desempleados y los enfermos, ninguno de los cuales tiene ninguna fuente de ingresos. La vida es más difícil para estos, los más vulnerables, y sus dificultades se ven exacerbadas por el hecho de que, en este momento de una pandemia mundial, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones benéficas han frenado significativamente sus actividades; algunos no las han detenido por completo.
Nadie, en el Alepo que conozco, ha sido infectado con COVID-19. Sin embargo, mi hijo, un médico que vive en Michigan, fue infectado por el virus y estuvo muy enfermo durante más de 15 días. Mi esposa y yo probablemente pasamos por los días más largos y aterradores de nuestras vidas preocupándonos por su condición. Con el poder de la Providencia, se recuperó y reanudó el trabajo tratando a numerosos pacientes también infectados por la pandemia.
Con la prohibición de reunión de personas, nosotros, los Maristas Azules, tuvimos que congelar temporalmente 10 de nuestros 14 proyectos: nuestros dos proyectos educativos para niños de 3 a 6 años, "Aprender a crecer" y "Quiero aprender"; "Bambú", para el cuidado de los adolescentes; y "Semillas" para el apoyo psicológico de niños, adolescentes y adultos traumatizados por la guerra. Otros programas, incluidos los de mujeres y la capacitación de adultos jóvenes, se suspenden o avanzan lentamente.
Sin embargo, estamos llevando a cabo otras cuatro iniciativas: la "gota de leche", que distribuye leche a todos los niños cristianos en Alepo menores de 11 años; "Refugio para familias desplazadas", que ayuda a alojar a familias desplazadas internamente; y un programa médico para los más necesitados. Hemos ajustado un programa en un campamento para familias desplazadas a 18 millas de Alepo, centrándonos en cambio en la distribución de paquetes de comida e higiene y pañales. Nuestro equipo médico viaja allí una vez por semana para atender a los enfermos, incluidos los que viven en los alrededores. El campamento es un refugio para los kurdos y musulmanes desplazados que huyeron de sus ciudades y pueblos después de la invasión turca a su área en enero de 2018. Están agradecidos de que no los hayamos abandonado en el momento del brote de coronavirus.
La oración, el discernimiento y nuestra capacidad de ser sensibles a la angustia de las personas y de escuchar sus llamadas, independientemente de su origen étnico o confesión, nos hicieron redescubrir que había personas mayores en Alepo que vivían solos y que no tenían familia en Siria; o enfermos que, debido al encierro, no les queda nadie para llevarles comida. Y así, hemos comenzado un nuevo proyecto que hemos llamado "Solidaridad del Corazón". Todas las mañanas, las damas maristas azules preparan una comida caliente para 125 personas. Alrededor de la 1 pm, nuestros jóvenes voluntarios distribuyen la comida a los hogares de los beneficiarios. Con la comida caliente, dan a los ancianos pan y fruta, todos endulzados con un toque humano a través del cuidado, la escucha y el consuelo. Hemos descubierto lo difícil que ha sido para estas personas vivir en soledad y su necesidad de sentir calor humano, recibir atención especial y ver una sonrisa. Y esto es lo que nuestros voluntarios no dejan de hacer.
El Papa Francisco, en su homilía del 6 de abril, hablaba precisamente de nuestra relación con los pobres y decía: “Hay gente pobre. Hay muchos. Hay los pobres que vemos, pero es la parte más pequeña; el gran número es de pobres que no vemos: los pobres escondidos. Y no los vemos porque estamos entrando en esta cultura de indiferencia ".
El Papa termina diciendo: “Cuando Jesús dice: 'Siempre tendrás a los pobres contigo', quiere decir: 'Siempre estaré contigo en los pobres. Estaré allí ". Y ese es el corazón del Evangelio: seremos juzgados por eso". Nosotros, los maristas azules, compartimos plenamente estas palabras del papa Francisco.
¿Cómo será mañana para nosotros? El futuro no está claro. Tenemos que superar muchos obstáculos debido a nueve años de guerra y la pandemia de COVID-19. Nuestra gente está desesperada. Pero nosotros, los maristas azules, estamos aquí para trabajar según nuestro lema, Sowing Hope (Sembrando esperanza).

Dr. Nabil Antaki (Maristas Alepo)